El lado B del amor.

El blog de Vida de ProdigyMSN con Valeria Villa.

El amor y la amistad se privilegian en esta sociedad. Sobre todo el amor. Se le enaltece, se le anhela, se busca como fuente de felicidad. La amistad se considera socialmente menos importante. No tiene un lugar tan protegido ni tan idealizado por la cultura. Error. Los buenos amigos a veces son más familia que la familia.

     Pero cuántas otras cosas podríamos celebrar cuando se trata de amor. Porque hay otros amores, no carnales, ni pasionales ni noveleables, pero amores finalmente: Por ejemplo el amor a una mascota. Un día alguien se burló de mí cuando dije que mi amigo M y su gato formaban una familia. Quien se burló se escandalizó diciendo que familia sólo es aquella formada por pareja e hijos. Y entendí su reacción. En mi formación de maestría en terapia familiar imperaba el más puro conservadurismo al respecto. La definición de familia era muy estricta. Una pareja sin hijos no era considerada familia. Volviendo al punto, M ama a su gato. Y su gato lo ama a él. Punto.
Hay quien ama el conocimiento, el saber. Me conmueven algunos científicos cuando nos explican emocionados sobre las galaxias, sobre la luna, sobre las estrellas y el sol. Se nota el amor de los investigadores que luchan contra las enfermedades, que buscan vacunas, nuevas medicinas, curas.

     Amor por la ciudad. Envidia me dan esos mexicanos ejemplares que trabajan por el mejor funcionamiento de las ciudades, para que sean más humanas, más justas para todos. Están enamorados de la posibilidad de vivir en un lugar mejor donde todos tengan un lugar digno. Donde todos seamos iguales en derechos de circulación y de disfrute de los espacios. O sea que cuando uno dice amor, podría estar diciendo muchas otras cosas que nada tienen que ver con el bling bling resplandeciente de una pasión amorosa. Igual de resplandecientes me parecen estas otras formas de amor. 

Vale Villa

2 comentarios sobre “El lado B del amor.

Agrega el tuyo

  1. El amor que siento por tocar el piano es tan pleno, y así ha sido desde que descubrí ese amor y talento. Nada tiene que ver con aplausos o admiración de terceros; de hecho es mucho mejor cuando estamos solos mi piano y yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: