Canción de aliento para un martes difícil

Los días no son todos iguales. Algunos cuestan más porque nos sentimos tristes, enfermos, solos, exhaustos, o simplemente porque a veces es imposible no pensar en lo absurda que es la vida desde cierta perspectiva: trabajamos como locos para vivir lo mejor posible pero tenemos poco tiempo para estar con la gente que queremos. Un mal día descubrimos que hemos depositado un pedazo grande de nuestro bienestar en alguien que puede irse.  Nadie nos garantiza que nuestros imprescindibles lo seguirán siendo para siempre. La incertidumbre puede matarnos de angustia un martes. Quizá es que nos tomamos todo demasiado en serio. Tal vez hemos dejado de ver que lo que nos pasa es un fragmento minúsculo del mundo y que no somos especiales. Lo que nos pasa le pasa a todos.

Jorge Drexler escribió “La Edad del Cielo” hace más de 15 años. Es una canción a la que siempre regreso por su sencillez. Me parece muy zen, sin la intención de serlo. “Deja que el alma, tenga la misma edad que la edad del cielo…” es un llamado a la paciencia, a la calma, a no perder el rumbo ni el sentido. A veces tomará una eternidad entender algunas cosas que nos duelen, o sentir que vamos por un sendero sólido, o que estamos construyendo una vida que se parece más a lo que anhelamos. Tal vez haya que esperar y luego esperar más. Pero con calma, engañando al cerebro, respirando profundo y lento, como si todo estuviera bien.

Se las dejo. Es terapéutica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: